Cuidado de tus productos

Nuestros productos están confeccionados con materiales de alta calidad. Al ser natural, su materia prima es delicada y puede presentar variaciones o irregularidades en su tonalidad. No te preocupes, esto es algo común de las propiedades del cuero de buena calidad. No hay dos cueros iguales.

Limpieza del calzado

Te recomendamos limpiar tu calzado con un paño seco para eliminar los excedentes de polvo y luego colocar ceras para proteger el cuero del mismo.

Evitá guardar ambos zapatos en la misma bolsa o caja ya que la suela de un zapato puede llegar a dañar el cuero del otro. Esto es importante sobre todo en calzados que contengan gamuza.

Derrames de líquidos

Si derramás algún líquido sobre tu calzado, seca el mismo inmediatamente con un paño limpio o una esponja absorbente. Es importante que no lo frotes. Después de secarlo, dejá secar el producto a temperatura ambiente (no al sol). No seques el producto con un secador de pelo o con calor, ya que este puede dañar el material.

Aceite o grasa

Si se derramó aceite o grasa sobre tu calzado, lo más aconsejable es que consultes en tintorerías especializadas. El cuero absorbe muy fácilmente los aceites.

Recomendaciones:

  • Ante la duda sobre cómo cuidar un producto, consultá en una tintorería especializada.
  • Lo mejor es que guardes tu calzado en fundas o bolsas de trama abierta, que permitan la ventilación de los productos. De esta manera evitás la humedad que puede perjudicar el material.
  • Evitá que tus productos entren en contacto con tintas, alcohol, maquillajes, perfumes, u otros materiales de este tipo, ya que estos pueden deteriorar tus productos permanentemente.
  • Para limpiar tus productos evitá usar jabón de glicerina, limpiadores abrasivos, barniz, detergente u otros productos de limpieza.
  • Los zapatos nuevos mantendrán su buen aspecto durante más tiempo si se le dedica un tiempo a su limpieza y protección.
  • Los zapatos realizados en materiales delicados, deben ser usados ocasionalmente y en actividades o lugares que no corran riesgos.
  • Los días de lluvia debemos elegir zapatos especiales de lluvia, ya que ningún calzado de cuero está preparado para tal uso.
  • Te recomendamos limpiar la suciedad luego de haber utilizado el calzado. También es recomendable dejar secar tus zapatos un día del sudor natural del pie (nunca cerca de una fuente de calor).